BALENCIAGA PRIMAVERA VERANO 2017 / by Gabriel Valdez Felix

“El fetichismo de la moda”  es la declaración de Demma Gvasalia para Balenciaga. “Me obsesiona la fijación que la gente tiene con el lujo, la posesión con los objetos y la emoción de poseerlos”. 

Una estética diferente se alza en Balenciaga, más callejera, cruda pero genuina al presentar algo apegado a una estética de modernidad.  “Quiero fusionar ese espíritu que se vivía de libertad en la década de los 80s, que mi clientela sienta esa fuerza y energía, poder trasladarla a la contemporaneidad” declara Demma al envolver su colección en una representación y homenaje a los 80s.